La Paz es única. Imponente como ella sola, se yergue altiva bajo el resguardo de su nevado más famoso, el majestuoso Illimani. El Departamento de La Paz fue creado mediante Decreto Supremo de 23 de Enero de 1826, siendo su capital la ciudad que lleva su nombre, fundada el 20 de Octubre de 1548 por Alonso de Mendoza, quien la bautizó con el nombre de Nuestra Señora de La Paz. Más tarde y luego de una exploración por el lugar, se decidió asentar la nóbel ciudad en el valle que se encontraba más adelante, a orillas del río Choqueyapu, codiciado por llevar en sus entrañas el precioso metal dorado, el oro.

A lo largo de sus 133.985 kilómetros cuadrados de extensión, La Paz es el Altiplano que cobija en su seno al Lago Sagrado: el Titicaca; es valle, es Sorata, Sapahaqui y Chuchulaya; y es trópico, es San Buenaventura, Yungas y Alto Beni.

Si hablamos de turismo, La Paz se precia de ser poseedora de una importante variedad de hermosos sitios turísticos, que van desde las ruinas de Tiwanacu, hasta el Parque Nacional Madidi; porque La Paz también es Copacabana, Chacaltaya, Sorata, Sica Sica y Coroico. Sitios únicos y tan diversos a la vez.

La Paz también es la pujante ciudad de El Alto, la industrial Viacha, junto a la cosmopolita ciudad capital, La Paz, Sede del Gobierno de Bolivia.

La ciudad de La Paz, Chuquiago Marka, la tierra del Señor del oro, como se la conoce también, fue explotada desde épocas remotas, y fue precisamente su río Choqueyapu, que presenció el florecimiento de importantes culturas, principalmente los aymaras y quechuas, asentados los primeros mayormente en el altiplano y los segundos en los valles.

A estas culturas de muchísima influencia en Bolivia, se suman principalmente en la parte tropical, —provincias: Larecaja, Bautista Saavedra y Abel Iturralde— los pueblos indígenas (aunque con una población muy reducida): lecos, chimanes, mosetenes, esseéjjas (chamas), araonas y toromones; zona caracterizada por su abundante vegetación, cascadas, árboles frutales y plantaciones de café y coca. A ellos se suma la población afroboliviana, asentada en las provincias Nor y Sud Yungas.

Los Urus en la provincia Ingavi y los Mollos en provincia Muñecas.

Pero La Paz es también “chuño”, “pasankh’alla”, “ispi”. Es el “fricasé” de la mañana, el “chairo” del medio día, es la “jack’onta”, es nuestra tradicional “marraqueta”.

La Paz se precia de tener la capital más alta del mundo, que casi sin esfuerzo toca el cielo. De hecho los paceños aseguran tener el lago más alto del mundo, el aeropuerto Internacional John F. Kennedy, el más alto del mundo y al “Tatake”.

La Paz es el clásico nacional de fútbol: El poderoso "Bolívar" y el potente “The Strongest” del “Chupa” Riveros.

La Paz es Ernesto Cavour, Luís Carrión, Los Caballeros del Folklore, Octavia…, es Hiru Hicho, Tropicana Caliente y Mambolé.

También es rica en costumbres y tradiciones, y tal es la carga costumbrista que lleva consigo, que se presta para ser “reproducida” por propios y extraños, con o sin su permiso. La Paz es la Alasita y su dios de la abundancia, el “Ekeko”; el Carnaval Ch’ukuta de Ch’utas, Pepinos y Kusillos; la costumbrista Semana Santa; San Juan y sus fogatas; Todos Santos con sus “Th’anta wawas” y los Villancicos en honor al Niño Manuelito en Navidad.

Cientos de festividades patronales y folklóricas invaden sus calles año redondo, aunque los Ch’ukutas nos preciamos de ostentar la Fastuosa Entrada en Honor al Señor Jesús del Gran Poder, como la mayor expresión folklórica patronal del país. Así, cientos de ritualidades y costumbres como la ch’alla, el presterío, las “mesas”, las “Kh’oas”, el “sirwiñacu” y muchas otras, hacen que el paceño sea reconocido, comprendido y respetado en todas partes.

Hoy también La Paz se consolida como la “Cuna del folklore boliviano”. Gracias a investigadores, historiadores e impulsores. Gracias a las iniciativas ciudadanas que no siempre son apoyadas por las autoridades locales. Gracias a gente que quiere a su gente, La Paz es Patrimonial.

La Paz es Patrimonio; su “marraqueta” es Patrimonio; sus “Elegantes Ch’utas Choleros” son Patrimonio, y ahora, gracias a los mismos proyectistas, su “Morenada” ha sido declarada Patrimonio Vivo de los paceños, como también los Caporales, la Saya, los Wacas, los Pack’ochis y Kullawadas, Kallawayas, Llameros, Doctorcitos, Auqui auquis, Incas; Tarqueadas, Sicuris y toda danza que haya nacido en este suelo, son Patrimonio paceño.

Así es La Paz. “Quien la conoce, no olvida jamás”.

Ciudad de La Paz
Carnaval en La Paz
Ekheko - Alasita tradición de La Paz
"La Marraqueta" Pan Tradicional de La Paz
Monumento al Señor del Gran Poder
Morenada de La Paz
Entrada Folklorica de la Zona 16 de Julio
El Señor de las Caidas - Procesión
Procesión de la Virgen del Carmen
Semana Santa
Todos Santos - Iglesia "La Merced"
Navidad
 
 
Carnaval Paceña
Carnaval Paceña

Diseño MegaLink • © 2010• Derechos Reservados